Google echa el resto en la guerra del con su servicio gratuito

Escrito por: j. m. sánchez / j. villuendas

Las plataformas de música online mueven ficha para intentar dominar un mercado ascendente y muy competitivo

La guerra por el negocio de la música, por su presente y futuro, que se llama «streaming», se recrudece. «Ya estamos todos. Y con las cartas echadas», se podría decir. Si el formato físico pervivirá por muchos años debido a los nostálgicos, aunque cada vez más residualmente, la tendencia de la reproducción online va imponiéndose. Y es que su comodidad y accesibilidad ha permitido que la distribución discográfica haya virado de lo físico a lo digital en los últimos años. Ahora Google, el gran tiburón de internet, ha limado sus dientes para captar nuevos usuarios. Tras el reciente anuncio de Apple Music, que llegará en otoño al «streaming», el gigante ha anunciado el lanzamiento de un servicio gratuito de su servicio Play Music para atraer a nuevos suscriptores y convertirse en un contrincante importante. El caballo de batalla parece claro: fidelizar a partir de «lo gratis».

Lo que pretende Google es competir en igualdad de condiciones contra otras plataformas de música por internet como Rdio, Pandora o Spotify, este último la punta de lanza de este sector con sus 75 millones de usuarios activos (y 20 de ellos de pago), ya que ha visto cómo las ventas de contenidos digitales han superado este año las ventas físicas. El avance de la banda ancha y la penetración de los teléfonos móviles inteligentes potencian los nuevos hábitos melómanos. «El “streaming” nos acerca a la reivindicación de “Get played, get payed” (cada vez que reproducen tu música, cobra por ello), al tiempo que resuelve casi sin buscarlo el problema de la piratería», explica el especialista en comunicación musical Ibai Cereijo, de Woo Media.

Sin sorpresa en Spotify

Spotify, tras una llamada de ABC, ha evitado hacer declaración alguna al anuncio de Google, ya que no es política de la empresa comentar las acciones de la competencia. Sin embargo, el CEO y fundador de la plataforma de música en «streaming», Daniel Ek, en una entrevista hace dos semanas para «The Information» a raíz del anuncio de Apple Music, afirmó: «No me sorprendió para nada. Tú deberías esperar que las grandes compañías quieren competir en estos entornos»

Esta versión gratuita de Google, no obstante, funcionará como una emisora de radio aleatoria, gracias a la implementación de la tecnología Songza, empresa adquirida por la todopoderosa empresa de comunicación. Así, y frente a las listas recomendadas de algunos de sus rivales, Play Music devolverá una selección musical ajustándose a los gustos y estado de ánimo de cada usuario, así como la hora del día en la que se reproduzca. Pero su consumo no será libre. Para rentabilizar el servicio, Google ofrecerá inserciones publicitarias. Ya está disponible desde el navegador web y para los sistemas operativos iOS y Android, aunque de momento centrado en el mercado norteamericano.

Competencia similar

Bajando sobre el terreno, la mayoría de las propuestas ya iniciadas y las que vendrán próximamente contemplan varias similitudes. Y algunas diferencias. El número de canciones varía en función de cada servicio. De momento, Apple Music se alza, gracias a su veteranía dentro del sector a raíz de iTunes, como líder al ofrecer un catálogo de más de 37 millones de canciones. Frente a esta próxima apuesta se encuentra Spotify (30 millones de canciones), Deezer (35 millones), Google Play Music (20 millones) o Rdio (20 millones).

Pero el caramelo con el que intentan las empresas conquistar al gran público es, precisamente, por los periodos de pruebas. A partir del 30 de junio comenzará a rodar Apple Music con una cuota de suscripción de 9.99 dólares al mes (presumiblemente será de 9.99 euros en España cuando esté disponible, pero no ha trascendido oficialmente). Aunque también aseguran que ofrecerán un periodo gratuito de hasta tres meses. Por su parte, Spotify ofrece una versión libre pero con anuncios (o tres meses por 0.99 céntimos).

Precisamente estos ganchos gratuitos han levantado polvareda últimamente, por la denuncia de Taylor Swift, que ya había retirado su música de Spotify en desacuerdo con el modelo de pago. La cantante se indignaba con Apple Music debido a que en este periodo de prueba los artistas no cobraban derechos de autor. «No pedimos iPhones gratis. Pero, por favor, no nos pidan que proporcionemos nuestra música sin ningún tipo de compensación», escribía Swift en una carta abierta. La compañía de Cupertino cogió el guante, rectificó y anunció que pagará a los artistas por los derechos durante estos noventa días de prueba.

Fuente: abc.es