La DMCA automatiza el envío de miles de multas para «luchar» contra la piratería

Escrito por: David Onieva


La piratería de contenidos con derechos de autor, desde hace ya varios años, es uno de los temas más recurrentes y controvertidos cuando se habla de Internet en general, ya que millones de usuarios en todo el mundo, de un modo u otro, hacen uso de esta para así poder acceder a todo tipo de ficheros de vídeo, audio, libros o software, entre otros, de manera gratuita y sin tener que desembolsar un solo euro.


Evidentemente esta es una práctica que desde que empezó a extenderse de manera generalizada por la Red, no fue demasiado bien vista por los autores originales de todos estos contenidos, por lo que se comenzaron a tomar ciertas medidas legales para evitarlo. Sin embargo, como se ha podido comprobar más de una década después, parece que el éxito de estas compañías y asociaciones que luchan contra la piratería no ha sido el esperado en un principio. Y es que a pesar de las amenazas, denuncias, cierre de portales o todo tipo de advertencias que se han dado a estos usuarios, en lugar de disminuir, el consumo de estos contenidos con copyright ha ido aumentando a medida que ha pasado el tiempo.


Como muchos sabréis, una de las fuentes más habituales a la hora de intercambiar estos ficheros, es a través de las conocidas redes P2P, en concreto aquellas que funcionan con el protocolo BitTorrent con los clientes software compatibles. Sin embargo con el paso del tiempo han ido apareciendo otros sistemas como el streaming, la descarga directa o el uso de programas a priori totalmente legales como Kodi, en el que se implementa software de terceros para acceder a esta información sujeta a derechos de autor, de manera gratuita.


Desde el pasado año 2010, decenas de miles de personas han sido demandadas por diversas de estas organizaciones anti-piratería en todo el mundo, prácticas que en un principio eran muy «cómodas» para los denunciantes debido a que los representantes de los titulares de derechos de autor podían reunir a muchos de los acusados de estos «delitos» en un solo juicio. Sin embargo y a medida que los piratas han ido aprendiendo diversas técnicas de evasión y han ido aprendiendo de experiencias pasadas para evitar ser interceptados, en la medida de lo posible, los tribunales también se han hecho más reservados.


Luchar contra la piratería es una tarea costosa en muchos sentidos

Y es que condenar a alguien por el consumo de contenidos pirata no es tan sencillo como parece en muchos países del mundo, por lo que los costes de, al menos intentarlo, son elevados y pocas veces se obtienen los resultados deseados por estas organizaciones que intentar luchar contra los piratas. Por lo tanto y debido al paulatino aumento de este tipo de acciones, las organizaciones que luchan contra todo ello han tenido que empezar a buscar caminos alternativos para de este modo intentar disuadir a los usuarios de que cejen en su empeño de piratear contenidos ilegales y con un coste menor.

De hecho recientemente ha aparecido un nuevo grupo llamado Rights Enforcement que, actuando en base a la DMCA (Digital Millennium Copyright Act), están enviando denuncias a todos aquellos usuarios, supuestos infractores, que hayan sido detectados descargando contenidos pirata a través de clientes BitTorrent. Lo curioso del tema es que, una vez localizados, de un modo u otro, en lugar de llevar a los tribunales a estos «infractores», como sucedía hasta la fecha, se han dado cuenta de que resulta más rentable enviar multas de manera automatizada a todos ellos por un valor de 300 dólares. De este modo, Rights Enforcement, ha ideado un sistema por medio del cual puede enviar decenas de miles de multas de una sola vez, todo ello utilizando unos recursos muy limitados, y por lo tanto económicos.

Todo ello suena a que, visto lo visto, y ya que el consumo de estos contenidos de manera ilegítima no disminuye se tomen las medidas disciplinarias que se tomen, al menos van a intentar recaudar la mayor cantidad de dinero posible para así sufragar en parte las supuestas pérdidas que estos hechos acarrean a la industria del entretenimiento en general. De hecho en la multa, esta organización avisa a los supuestos infractores que están recibiendo un “un aviso de pleito potencial, una demanda para que la actividad de piratería termine”. Del mismo modo se invita a estos a llevar a cabo una “cooperación voluntaria para así evitar que se presente una demanda civil contra estos”.

Por el momento no sabemos hasta qué punto esta nueva medida está teniendo éxito, sin embargo lo que queda claro es que tanto las organizaciones que luchan contra la piratería en Internet como la industria del entretenimiento en términos generales ya no saben qué hacer ni qué medidas tomar para intentar acabar con estos «delitos» on-line.

¿Qué os parece el envío automatizado de este tipo de multas, supuestamente para luchar contra la piratería?


Fuente. adslzone.net